16 de agosto de 2022

Luego de 16 horas de debate, los senadores emitieron su voto final. Con 38 senadores en contra de la legislación, 31 a favor y dos abstenciones, la palabra RECHAZADO (denegado) se mostró en la pantalla para que lo vieran los dos campamentos alrededor de las 3 am del 9 de agosto.

A pesar de que el lado proabortista estaba en vigor, la mayoría de los senadores ya habían anunciado de qué manera votarían, y la mayoría se declaró provida.

“El ambiente siempre fue súper positivo, aun sabiendo que no se iba a aprobar”, dijo a Argentina Reports el partidario proabortista Agustín Segura, quien estuvo en la plaza durante la votación. “Obviamente, siempre hay una chispa de esperanza. De cualquier manera, la presencia de gente en las calles es una continuación de la lucha que se ha dado y se seguirá dando. También fue un momento de encuentro y felicidad”.

“El ambiente era enérgico, esperanzador”, agregó Julia Novoa, quien también estaba en la multitud a favor del aborto. “Estaba lleno de gente joven, lo cual fue muy revelador”.

Hay múltiples razones que hicieron que más personas se inclinaran por el contingente pro-vida, explicó el BBC. La más evidente es la iglesia católica, que tiene una fuerte influencia en la sociedad, frenando legislaciones más progresistas y liberales. El Papa Francisco, también argentino, ha sido Vocal en su desaprobación de una ley de aborto legal y el argumento moral de “salvar ambas vidas” resuena en muchos católicos. Esto ha sido un punto de discordia con el campo opuesto y, de hecho, una canción popular a favor del aborto dice: “Aborto libre y legal ya, y que los curas se vayan a laburar” (Aborto legal y gratuito ya, y díganle a los curas que se vayan a trabajar).

Sin embargo, Laura Scullino, partidaria pro-vida, explicó que no son solo los católicos los que están en contra del fallo.

“Conozco mucha gente de otras religiones, gente que no tiene ninguna religión”, dijo Scullino a Argentina Reports. “Sin embargo, forman parte de la sociedad pro-vida. Entonces, no es tanto la iglesia que influye en la sociedad sino una sociedad independiente, con o sin fe, que se enfrenta a un estado que propone ciertas políticas”.

La parte no religiosa del movimiento pro-vida tiene un pañuelo rojo, en contraste con el azul pálido del grupo católico pro-vida.

Otra razón por la que se impidió la ley, planteada tanto por Novoa como por Segura, fue el hecho de que Argentina y sus medios no siempre son amables con las feministas y pueden presentarlas como extremistas. Cuando se le preguntó si había visto algún tipo de violencia entre los dos bandos, de lo que se ha informado en varias fuentes de noticias, Novoa explicó que no, y que no siempre confía en la descripción de los hechos por parte de los medios.

“Como en todas partes, los medios están sesgados”, explicó Novoa, “siento que los poderosos medios aquí se han esforzado durante mucho tiempo en la construcción del feminismo como un movimiento violento y extremo, entre muchas otras características”.

Aunque los medios de comunicación pueden estar exacerbando el problema, Segura explica que el movimiento feminista extremo fue un factor que disuadió a las personas de unirse al lado Pro-Choice.

“Lo que desanima a la gente es el fervor y el extremismo de las mujeres feministas que andan en topless y pintan en las paredes”, dijo Segura.

Scullino también agregó que los medios de comunicación han influido en los activistas de Pro-Choice brindándoles información errónea.

“Una persona puede tener convicciones que de alguna manera están influenciadas por datos incorrectos”, explicó. “Por ejemplo, ‘Hay no sé cuántas muertes por abortos clandestinos, entonces yo tengo que ser la voz de las mujeres que murieron’, cuando en realidad los números exactos son otra cosa, no los que estamos generalmente se muestra en la televisión, el número es menor”.

Políticamente, el contingente generalmente liberal a favor del aborto estaba en desventaja en el Senado, explicó el BBC. Mientras que la Cámara de Diputados (que aprobó la legislación en junio) es vista como representación del pueblo y funciona con base en el censo, el Senado está formado por una estructura fija de tres Senadores por provincia. Esto le dio más ventaja a los conservadores, lo que se vio en la votación final.

A esto se suma también el hecho de que el presidente Mauricio Macri, la vicepresidenta Gabriela Michetti y la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Vidal, se colocaron firmemente en el campo Pro-Vida. Esto podría haber causado que algunos senadores se inclinaran por apaciguar a los que estaban en el poder votando en contra de la legislación.

Cuando se espera qué efecto tendrá en el futuro el fallo y los movimientos sociales detrás de él, ambas partes tienen esperanzas. Scullino expresó su alegría por el hecho de que la propuesta de ley fuera rechazada, pero también dejó en claro que este no es el final de la historia.

“El hecho de que lugares donde se practiquen abortos clandestinos me resulta abominable, es increíblemente importante no quedarse con esto”, nos dijo. “Se ha abierto una ventana que nos muestra que tenemos que arremangarnos y preguntarnos cómo podemos brindar otras alternativas para estas mujeres que, por x circunstancia, no quieren tener a su hijo”.

Luego habló sobre la importancia de la educación sexual y la concientización como sociedad sobre cómo evitar embarazos y la necesidad del gobierno de brindar instrucciones claras y básicas de los pasos que puede tomar una mujer si queda embarazada de un hijo no deseado.

Del otro lado de la valla, el positivismo aún rebosa en el campo pro derecho a decidir a pesar del revés del fallo rechazado.

“No tengo duda [that the law will be passed]”, dijo Segura. “El tema ya está en la sociedad gracias a todas las mujeres que luchan desde hace mucho tiempo. La ley llegó a la Cámara de los Comunes por ellos, no por ninguna motivación política. Creo que no es más que una cuestión de tiempo, es solo un estímulo para seguir luchando y aún más fuerte”.

El senador Fernando Solanas también cree que este es solo el primer paso de una saga en curso que dará como resultado un aborto legal, seguro y gratuito.

“¡Bien hecho chicas!” él gritó al final de su discurso en el Senado. “Esta noche es solo una pequeña pausa. La ley se aprobará, nadie podrá detener la ola de la nueva generación”.

Si bien es cierto que ha surgido un gran movimiento de defensores del derecho a decidir, lo mismo puede decirse de los grupo pro-vida igualmente apasionado. El politólogo argentino Agustín Laje tuiteó su apoyo al grupo antiaborto.

“Ha nacido un movimiento social pro-vida en Argentina”, se lee el tuit. “Nuestra victoria es histórica. Pero hemos ganado sólo una batalla. Hoy celebramos, pero mañana seguiremos trabajando por la vida. La próxima vez nadie nos sorprenderá durmiendo en los laureles; nuestra lucha acaba de comenzar”.

De cualquier manera, la lucha aún no ha terminado, ni lo hará por algún tiempo. El rechazo de la sentencia en la mañana de este jueves significa que la propuesta de ley no puede volver a plantearse hasta dentro de un año. Sin embargo, en 2019 se llevarán a cabo las elecciones presidenciales, lo que restará mucha atención al debate sobre el aborto y podría ver una votación aún más fuerte por motivos políticos.

Este debate ha sido bien cubierto por los medios internacionales lo que ha puesto en primer plano el tema tradicionalmente espinoso tanto en América Latina como en el mundo. una pagLa marcha ro-choice en la Ciudad de México fue provocada por el voto de Argentinay queda por ver si Argentina servirá como trampolín para los debates en todo el continente.

Este artículo apareció originalmente en nuestra publicación hermana, Informes argentinos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.